Técnicas de cepillado dental-Cepillado dental ideal

Compartir en redes sociales

El cepillado dental es el método de higiene oral por el cual eliminamos la placa bacteriana que se encuentra en los dientes (masita blanca de los dientes) y que es causante de muchas de las enfermedades bucales. Con el cepillado dental se previenen las caries (necrosis del esmalte), la gingivitis, periodontitis, la halitosis, etc. Nuestra salud bucal depende en gran medida del cepillado dental diario.

Realizar el cepillado dental correctamente es algo fundamental para la higiene bucal, por ello, además de distintos tipos de cepillos de dientes, existen varias técnicas de cepillado dental que se pueden implementar.

¿Qué es una técnica de cepillado dental?

Una técnica de cepillado dental o técnica de barrido dental es un conjunto de movimientos sistemáticos que se deben realizar con el cepillo dental para lograr un barrido eficiente de la superficie de los dientes y eliminar así la mayor cantidad posible de placa bacteriana. Existen técnicas de cepillado para niños, para adultos, para pacientes con aparatos ortodónticos. 

¿Cuáles son las técnicas de cepillado dental existentes y cuál es la más indicada para cada caso? 

Técnica de cepillado de Fones.

Su sencillez convierte esta técnica en la recomendada para niños, ancianos y personas con dificultades motoras. En esta técnica se realizan movimientos circulares, de manera que se logra cepillar tanto la encía en la parte superior (maxilar) como la inferior (en la mandíbula). En esta técnica es importante seguir un orden, debe empezarse por un lado (izquierda o derecha) en los molares y acabar por el otro lado, cepillando todos los dientes de la boca y terminando en los molares del lado opuesto al que se inició.

Técnica de cepillado de Bass.

Es la técnica más recomendada. Está indicada tanto para pacientes sanos, pacientes con enfermedad de las encías, pacientes con mal-posición dental. En esta técnica debemos colocar el cepillo en un ángulo de 45º respecto al surco gingival (unión del diente con la encía) y se realizan movimientos vibratorios sin desplazarse, los movimientos deben ser muy cortos y enérgicos pero sin lastimarse. La cara masticatoria de los molares se cepilla de adentro hacia fuera al igual que la lengua.

Técnica de cepillado de Stillman.

Se trata de una técnica muy similar a la de Bass, aunque es menos usada. La diferencia entre las dos está en la posición de las cerdas del cepillo que se coloca en un ángulo de 45° con respecto al surco gingival (unión del diente con la encía) pero debe abarcar parte de la encía y el diente. Se realizan movimientos vibratorios, debe empezarse por un lado (izquierda o derecha) en los molares y acabar por el otro lado, cepillando todos los dientes de la boca y terminando en los molares del lado opuesto al que se inició. Esta técnica está indicada en paciente con enfermedad periodontal.

Técnica de cepillado de Charters.

Esta técnica debe realizarse con un cepillo con grosor de cerdas mediano o blando  pues se requiere que las cerdas del cepillo se doblen hacia el surco gingival de los dientes. El cepillo se coloca con una inclinación de 45º respecto de la encía y, con las cerdas dobladas, se realizan barridos desde la encía hacia el filo del diente. Con esta técnica de cepillado debemos lograr limpiar bien el surco de la encía. Esta técnica es adecuada para: portadores brackets, pacientes con recesión gingival, pacientes sometidos a cirugía que están pasando por el periodo de cicatrización.

En cualquier caso y sea cual sea la técnica que utilices debes recordar que: la eficacia del cepillado dental dependerá del tiempo que se le dedique y el número de veces al día que se realice. La boca debe tratarse como el resto del cuerpo, al ir a bañarnos tallamos cada rincón de nuestro ser con agua y jabón, con la boca no debe de ser diferente.


Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.