Patología pulpar-¿qué es patología pulpar?

Compartir en redes sociales

La patología pulpar se refiere al área de la odontología que se dedica a estudiar las enfermedades que afectan a la pulpa dental y los trastornos que causan sobre ella. También se puede definir como el conjunto de síntomas y signos de la enfermedad pulpar. El término patología pulpar no debe ser usado como equivalente de enfermedad pulpar.

Las patologías pulpares hace referencia al conjunto de síntomas  y signos de las enfermedades que afectan a la pulpa dental y las cuales son comúnmente enfermedades inflamatorias (pulpitis)  que repercuten en la salud pulpar y por ende en la salud del órgano dental en general.

Agentes causantes de enfermedades pulpares.

Las enfermedades pulpares son causadas por diversos agentes dañinos dentro de los cuales tenemos:

Los agentes bacterianos: bacterias que acceden a la pulpa dental por medio de la corona dental (caries dental, fisuras coronaria, filtración en restauraciones) y/o  acceden por la raíz dental (lesiones endoperiodontales, caries radicular)

Agentes traumáticos: fractura coronaria y radicular con afección pulpar, luxación, atrición, abfracción, erosión, traumatismos sin fractura pero con afección pulpar, etc

Agentes químicos: a través del uso de materiales de obturación dental (resinas, cementos, amalgamas) antisépticos, desecantes (alcohol – cloroformo) y desmineralizantes.

Agentes iatrogénicos: calor de fresado, pulido y de fraguado, exposición pulpar, y, finalmente,

Agentes idiopáticos: causa desconocida.

Clasificación de la patología pulpar según la AAE.

La Asociación Americana de Endodoncia (AAE) en el año 2009 publicó un consenso sobre la terminología clínica para clasificar la patología pulpar y periapical, con el propósito de unificar los términos empleados para referirse a las diferentes patologías, basados además en hallazgos histopatológicos y no aplicables a la práctica clínica.

De acuerdo a dicha clasificación, se distinguen los siguientes cuadros clínicos:

Pulpa normal

La pulpa dental es asintomática o libre de síntomas que da respuesta a los estímulos de las pruebas de sensibilidad, dentro de parámetros normales. Clínica y radiográficamente no se aprecian alteraciones periapicales. Puede aparecer fibrosis o calcificaciones dependiendo de la edad.

Pulpitis Reversible

Es una condición inflamatoria de la pulpa vital en el que, teniendo en cuenta determinados signos y síntomas, se conserva la capacidad de sanar la inflamación una vez que se da tratamiento al agente causal. Puede aparecer dolor al aplicar estímulos fríos o dulces peso este desaparece tras retirar el estímulo, no hay espontáneo, no hay cambios radiográficos en la región periapical. La pulpitis reversible puede ser provocada por: caries dental, traumatismos dentales, defectos en las restauraciones, por exposición dentinaria, etc. El órgano dental puede presentar ninguna o poca sintomatología.

Pulpitis Irreversible Sintomática.

Estado inflamatorio de la pulpa dental en el que teniendo en cuenta determinados signos y síntomas, se considera que la pulpa inflamada no tiene capacidad de repararse. Se asocia  dolor moderado o intenso, referido, que aparece de manera espontánea, o provocado por estímulos de las pruebas de sensibilidad y que no cede tras retirarlos. No se aprecian cambios radiográficos en la región periapical, peso posible ver el ensanchamiento del espacio periodontal. En la radiografía puede detectarse la causa la de la pulpitis.

Pulpitis Irreversible Asintomática.

Estado inflamatorio de la pulpa en el que, teniendo en cuenta determinados signos y síntomas, se determina que se ha perdido la capacidad de reparación de la pulpa. A diferencia del cuadro clínico anterior, se caracteriza por la ausencia de síntomas clínicos o dolor.

Necrosis pulpar.

Es el estado de muerte pulpar, en esta condición la pulpa no da respuesta ante  las pruebas de sensibilidad, aunque puede haber falso negativos en  el caso de órganos dentales multirradiculares por no haber necrosis pulpar de todos los conductos radiculares, o por presencia de restos remanentes pulpares apicales. No hay afectación periapical, a no ser que se produzca la infección del tejido pulpar, en ocasiones puede existir dolor y lesión radiográfica. Puede haber cambio de coloración de la corona dental.

Pulpa con tratamiento endodóntico iniciado.

El órgano dental ha sido intervenido endodónticamente por medio de un tratamiento de conductos de forma parcial. Las respuestas a las pruebas de sensibilidad dependen de los remanentes pulpares del tratamiento incompleto.

Pulpa tratada previamente.

El órgano dental ha sido intervenido con un tratamiento de conductos completo y sus conductos se encuentran sellados con materiales de obturación endodónticos. No hay respuesta a las pruebas de sensibilidad pulpar.


Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.