Tratamiento de conductos-¿Qué es un tratamiento de conductos?

Compartir en redes sociales

El tratamiento de conductos conocido comúnmente como endodoncia o tratamiento de endodoncia es un tipo de procedimiento odontológico orientado a la habilitación del periápice y conducto radicular del órgano dental que está siendo tratado para posteriormente ser restaurado tanto en su función y de ser posible en su estética.

¿En qué consiste el tratamiento de conductos?

El tratamiento de conductos consiste en la extirpación de la pulpa dental y en la preparación del conducto radicular del diente tratado limpiando cualquier resto de tejido dental o tejido infeccioso para posteriormente obturar y sellar con materiales biocompatibles dicho conducto radicular(usualmente gutapercha). Durante el tratamiento de conductos se debe eliminar totalmente y progresivamente la pulpa que se encuentra en la cámara pulpar y en el conducto radicular siguiendo una serie de pasos que van desde el diagnóstico de la enfermedad pulpar o motivo por el cual se realiza el tratamiento hasta su finalización con la obturación del conducto radicular.

Diagnóstico en Endodoncia.

Como en toda área de la medicina, antes de realizar un tratamiento es necesario hacer un diagnóstico, evaluar el estado de los dientes para determinar si es un tratamiento de conductos es la opción indicada. Se examinará la presencia de caries, fisuras, defectos en las restauraciones existentes, fístulas y decoloración en los órganos dentales puede que se necesiten varios tests para confirmar la presencia de síntomas y signos de una afección pulpar.

-Diagnóstico en endodoncia con radiografía periapical.

La toma de una radiografía es de gran ayuda en el diagnóstico ya que nos permite visualizar el estado de las estructuras dentales que clínicamente no podemos ver, como la pulpa, el periápice y el ligamento periodontal. Por ejemplo: en la radiografía de abajo podemos ver una zona radiolúcida a nivel apical del premolar lo cual indica que existe una patología pulpar que requiere de tratamiento de conducto.

-Diagnóstico en endodoncia con pruebas de vitalidad pulpar.

Las pruebas de vitalidad pulpar son tests que realiza el endodoncista para conocer en qué estado se encuentra la pulpa de la pieza dental a tratar, estos test consisten en aplicar estímulos térmicos, mecánicos o eléctricos al diente y ver  qué respuesta causa esto en el paciente (causa dolor o no), dependiendo del tiempo que dure la molestia y de la intensidad es como se determina si es necesario realizar una endodoncia.

¿Como se realizar un tratamiento de conductos?

De forma muy resumida, el tratamiento de conductos se realiza en 3 etapas:

En la primera etapa se realiza el acceso a la cámara pulpar para localizar el conducto o conductos radiculares.

La segunda etapa consiste en la limpieza del conducto radicular o sistema de conductos radiculares lo cual se lleva a cabo realizando un raspado con limas especiales o instrumental rotatorio que se introducen por un acceso al conducto radicular previamente localizado e irrigando el conducto con soluciones antisépticas. Puede sonar sencillo pero la limpieza óptima de un conducto radicular puede tomar a veces más de una cita.

 

La tercera etapa es el sellado de los conductos radiculares. Para esto se emplea un material llamado gutapercha (puntas de gutapercha) que se introduce en el interior del conducto compactando el material a lo largo de este con el fin de evitar la reinfección de área, después de la obturación puede que el dentista le prescriba algún antibiótico para prevenir infecciones y tener mayor probabilidad de éxito en el tratamiento.

Por último hay que seguir las indicaciones que el dentista nos de y acudir a la siguiente cita ya que siempre será necesaria una restauración final que puede ser algo simple como una resina o algo más laborioso como un endoposte y corona de porcelana.


Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.