El tercer molar-muela del juicio-cordal.

Compartir en redes sociales

Los terceros molares también conocidos como muelas del juicio o cordales, son órganos dentales que pueden llegar a erupcionar total o parcialmente en el ser humano, en total son 4 muelas del juicio. La edad en la que hacen su aparición es entre los 18 y 25 años de edad, aunque pueden aparecer en una edad más temprana, más avanzada, o no aparecer nunca. En algunas ocasiones no erupcionan las cuatro muelas, sino solo algunas de ellas.

Complicaciones que causa la muela del juicio.

Hay personas que en su dentadura cuentan con el espacio suficiente para el correcto desarrollo y erupción del tercer molar, pero existen situaciones donde el desarrollo de los cordales y su erupción es incompleta, esto sucede principalmente en personas con maxilares y mandíbulas pequeñas donde es más fácil que el molar quede retenido, impactado, o con malposiciones que le impiden brotar al área bucal de manera correcta. Algunos problemas que esto trae dependiendo de las circunstancias son o pueden ser:

  • Pericoronitis: debido muchas veces a la dificultad del cepillado dental en la zona.
  • Malposición dental / apiñamiento: por la falta de espacio para erupcionar puede desplazar a los demás dientes.
  • Caries dental: principalmente en muelas del juicio parcialmente erupcionadas, Debido a la dificultad de cepillado de la zona puede facilitar la aparición de la caries dental sobre el tercer molar y dependiendo de las circunstancias también puede facilitar la formación de caries sobre el segundo molar.
  • Abscesos: la pericoronitis no tratada puede derivar en un absceso.
  • Quistes: en raras ocasiones, se desarrolla un tumor, generalmente no canceroso (benigno). Esta complicación puede requerir la extirpación del tejido y el hueso.
  • Dolor o irritación causados por una muela del juicio que roza la mejilla o la lengua debido a una mala posición del órgano dental.

Características morfológicas del tercer molar.

La forma del tercer molar superior como la del tercer molar inferior son muy similares, en general pueden tener las siguientes características:

  • Longitud total promedio entre 18 y 20 milímetros.
  • Diámetro mesiodistal promedio entre 9 y 12 milímetros
  • Diámetro vestibulopalatino promedio de 9 y 12 milímetros
  • Surcos poco profundos.
  • Presencia de cúspides suplementarias.
  • Su apariencia coronal puede ser de forma triangular de 3 cúspides o romboidal de 4 cúspides.
  • Los terceros molares pueden ser unirradiculares, birradiculares, trirradiculares y multiradiculares. En promedio suelen tener 3 raíces y 3 conductos radiculares aunque puede haber casos de cordales que poseen de 1 a 4 raíces y de 1 a 6 conductos radiculares. También hay situaciones en que las raíces se encuentran fusionadas.
  • Puede presentar conducto radicular en forma de “C”.​

Etimología de la muela del juicio.

El tercer molar adquirió el nombre popular de muela del juicio debido a su tardía aparición en la cavidad bucal a entre los 18 y 25 años de edad puede incluso que un poco más tarde lo que genera la idea de que estos órganos dentales surgen a la edad en que una persona tiene más juicio ósea en la edad adulta.

En otros países y en diferentes idiomas se le denomina a esta muela de manera similar que en Español. En francés se le llama “dent de sagesse”(diente del juicio), en inglés se le dice “wisdom tooth” (diente de la sabiduría), en alemán “Weisheitszahn” (diente del entendimiento).

En otros idiomas hacen referencia a otros aspectos. En gallego se le llama moa cabeira, que quiere decir «la muela del extremo». En coreano es sa-rang-nee (사랑니), que significa literalmente «diente del amor», en referencia a la juventud y el dolor del primer amor. En japonés se le llama oyashirazu (親知らず), literalmente «desconocido para los padres», dado que a la edad en que aparece se supone que el hijo ya se ha independizado.​

Extracción de la muela del juicio.

La extracción de la muela del juicio se realiza normalmente en los casos que dan signos de dolor grave o agudo, cuando hay aparición de infecciones en la zona, cuando provocan caries en los segundos molares por mala higiene, por indicación odontológica para realizar algún tratamiento, cuando se detecta algún signo radiográfico de carácter patológico (algún quiste o erosión de raíces de otras piezas).

Algunos dentistas tienen la idea de extraer los cordales asintomáticos con fines preventivos pero también hay dentistas que proponen que esa acción no tiene beneficios científicamente probados.​

El profesional mejor cualificado para valorar la necesidad de la exodoncia y realizarla es el cirujano oral y maxilofacial.


Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.