Hemorragia en odontologia: ¿Qué hacer ante una hemorragia buco-dental?

Compartir en redes sociales

Una hemorragia es la pérdida abundante de sangre y puede ocurrir tanto dentro del cuerpo (hemorragia interna) o por fuera del cuerpo. Una hemorragia puede ser causada por heridas o por patologías que afectan al organismo.


La boca es una parte de nuestro cuerpo que cuenta con gran irrigación sanguínea, por lo tanto, una herida en el lugar indicado por mas pequeña que sea puede llegar a sangrar en abundancia. En odontología, una hemorragia buco-dental puede ocurrir pero no esta limitada a los procedimientos quirúrgicos rutinarios en el consultorio dental como: al realizar extracciones dentales, cirugías buco-dentales, etc. Aunque también pueden suceder por una fractura o un traumatismo fuerte.

¿Como prevenir una hemorragia dental en el consultorio dental?

Lo mas importante que debe tener en presente el dentista para enfrentar una hemorragia buco-dental es la prevención, respetar los limites anatómicos de las estructuras buco-dentales en el momento del acto quirúrgico para no dañar alguna arteria que pueda provocar la hemorragia, también el dentista debe estar al tanto de la medicación del paciente, ya que existen medicamentos que evitan una correcta coagulación de la sangre como es el caso del ácido acetilsalicílico.

Conocer el historial medico del paciente y la ingesta de medicamentos.

Es realmente necesario estudiar y conocer bien el caso individual de cada paciente y realizar una historia clínica con detalle, en esta historia clínica  el dentista debe anotar si el paciente ha tenido algún tipo de antecedente con problemas hemorrágicos. Los pacientes con la enfermedad de von Willebran y con hemofilia verdadera también son propensos a sufrir una hemorragia dental.

Habrá que investigar si la hemorragia buco-dental es producto del consumo de fármacos anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios, por parte del paciente.

¿Qué hacer ante una hemorragia dental en el consultorio dental?

En la consulta dental de día a día el dentista no siempre podrá evitar el encuentro con un paciente que experimente una hemorragia buco-dental ya sea producida durante un procedimiento quirúrgico o porque el paciente atendido sufrió un fuerte traumatismo que provocó la hemorragia.

Cuando se presenta un caso de hemorragia lo que se debe hacer es aplicar métodos de hemostasia. La hemostasia es el mecanismo defensivo ante una hemorragia. El cuerpo humano cuenta con su propio mecanismo fisiológico de hemostasia aunque esta puede ser producida voluntariamente aplicando sustancias farmacéuticas hemostáticas, o de forma manual.

Ejemplo de hemostasia con métodos manual:

Aplicar presión con gasas sobre la herida por 5 minutos para ayudar detener el sangrado y favorecer un poco la adhesión de plaquetas a la herida. Una ves el sangrado haya parado el dentista debe valorar si existe la posibilidad de suturar la herida.

Si el sangrado no se detiene por mas esfuerzos que se realicen habrá que llamar a urgencias.

Ejemplo de hemostasia con sustancia hemostática:

Epinefrina: Colocar torundas de algodón con epinefrina, estas torundas de algodón vieen en recellets y de acuerdo al numero que tengan en la etiqueta será la concentración de epinefrina de la torunda de algodón. Los recellets con el numero 2 no producen grandes alteraciones en el pulso, estas torundas de algodón empapadas con epinefrina se colocan sobre la herida, como la epinefrina es un vaso-constrictor este químico reducirá el diámetro de los vasos sanguíneos aumentando el potencial hemostático de las plaquetas. Una vez detenido el sangrado se vaolará la posibilidad de suturar los tejidos.

Si el sangrado no se detiene por mas esfuerzos que se realicen habrá que llamar a urgencias.

Sulfato férrico: es una sustancia con un ph que va desde el 0.8 hasta el 1.6 lo que la hace una sustancia muy ácida. Se coloca esta sustancia cuidadosamente sobre la herida, el mecanismo de acción de esta sustancia es similar al del cauterio ya que realiza hemostasia por aglutinación de las proteínas de la sangre. Una ves detenida la hemorragia se debe lavar y curetear la zona de la herida con abundante agua para eliminar los restos de este químico, posteriormente se valora la posibilidad de suturar los tejidos.

Si el sangrado no se detiene por mas esfuerzos que se realicen habrá que llamar a urgencias.

 

 


Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *